ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN LA EVOLUCIÓN DE LAS MARCAS

Aspectos a tener en cuenta en la evolución de las marcas

Escrito por: Ana Belén Martell
Responsable del área de Propiedad Intelectual y Competencia Desleal

 

Cuando las marcas ingresan al mercado y empiezan a ser usadas, cobran vida propia. Es entonces cuando empiezan a cumplir con la función de identificar determinadas características (quién es el fabricante, cuál es el sabor, la calidad, la reputación) y a ser reconocida por los consumidores como un signo que transmite toda esta información, facilitando las decisiones de consumo.

 

Durante la vida de las marcas estas pueden cambiar y evolucionar, adaptándose a las preferencias de los consumidores, buscando usar elementos que puedan resaltar las características más importantes con las que empresa quiere ser recordada, adaptándose a los cambios internos de la misma empresa, o, incluso por un cambio de giro de negocio.

 

Tenemos muchos ejemplos de marcas que han evolucionado en el tiempo, algunas con cambios sustanciales, y otras con cambios menores, pero finalmente se trata de una evolución casi natural que ocurre con las marcas.

 

En el caso reciente de la Universidad de Lima, hicieron un cambio de imagen bastante importante, dejando la clásica adaptación del escudo de Lima, usando ahora como logo principal la estrella de ocho puntas de color naranja que se encontraba en la parte central del escudo, en busca de una imagen más moderna y única (o más distintiva).

 

En estos casos hay que tener en cuenta que, para tener protección o derechos exclusivos sobre los cambios, y contar con herramientas para evitar copias de terceros, será necesario registrar el nuevo logo o diseño de la marca.

 

El nuevo registro será necesario cuando se realice cambios que alteren el llamado “carácter distintivo” de las marcas. Es decir, cuando los cambios estén referidos a los elementos principales y sustanciales de las marcas, como se evidencia en los ejemplos mostrados en el cuadro. Si los cambios están limitados a elementos secundarios y no sustanciales, como, por ejemplo, un mínimo cambio en la tonalidad de los colores, o retirar referencias a denominaciones que pueden ser genéricas o descriptivas, no será necesario realizar un nuevo registro.

 

También será necesario obtener un nuevo registro de marca cuando el cambio implique un cambio de giro del negocio, en cuyo caso probablemente será necesario registrar la marca en una clase de productos o servicios diferente.

 

Siempre será importante tener registrada la versión del signo tal como se viene utilizando efectivamente (denominación y/o logo y/o cualquier forma particular que nos identifique) y para los productos y/o servicios usados. De esta manera, además de contar con una adecuada protección que nos permita evitar copias de terceros, se evitará el riesgo de cancelación del registro por falta de uso.

Asociaciones Público-Privadas, Concesiones y Regulación de Servicios Públicos