¿PUEDO USAR MI NOMBRE O APELLIDO COMO MARCA?

¿Puedo usar mi nombre o apellido como marca?

Por: Ana Belén Martell
Responsable del Área de Propiedad Intelectual y Competencia Desleal

 

Sí, es posible, pero hay que tener presente que los derechos personales que tenemos sobre nuestro nombre y apellido son distintos a los derechos que se pueden tener sobre una marca. Por un lado, las marcas identifican productos o servicios específicos en el tráfico comercial. Por otro lado, los nombres y apellidos identifican
a las personas en la sociedad.

 

El hecho de tener derechos sobre nuestros nombres y apellidos como parte de nuestra identidad no nos da derechos automáticos sobre ellos como marca. Así, si deseo utilizar mi nombre o apellido como marca, será importante verificar que no exista alguien más con derechos sobre este nombre o apellido identificando
los mismos productos o servicios que me interesan.

 

A tal efecto se puede hacer una búsqueda de antecedentes en el INDECOPI, para verificar si alguien ya cuenta con derechos registrados sobre este nombre o apellido. De lo contrario, correremos el riesgo de usar nuestro nombre o apellido infringiendo derechos de terceros.

 

Por ejemplo, si yo lanzara una marca de espumantes con mi apellido “MARTELL”, estaría infringiendo los derechos de la empresa francesa MARTELL & Co S.A., que tiene registrada la famosa marca de cognac “MARTELL”. Tanto el espumante como el cognac son bebidas alcohólicas de la clase 33 de la Clasificación Internacional, que podrían ser comercializadas por una misma empresa y pueden generar confusión en el mercado sobre el origen empresarial. Los consumidores podrían fácilmente creer que la empresa francesa ahora también vende espumantes y que mis espumantes tienen el mismo origen empresarial que el cognac “MARTELL”.

 

Pero si verificamos en la búsqueda de antecedentes que nuestro nombre o apellido se encuentra disponible y podemos usarlo sin problema, lo recomendable será registrarlo como marca y así evitar que cualquier tercero lo haga en el futuro, además de tener una herramienta para evitar ser copiados.

 

Existen muchas marcas famosas conformadas por los apellidos de sus fundadores y que se encuentran protegidas como marcas, tales como Ford (Henry Ford) y Heineken (Gerard Adriaan Heineken), o marcas peruanas como Banco Wiese (Augusto Wiese), Renzo Costa, Queirolo (Santiago Queirolo), D’onofrio (Pietro D’Onofrio), Backus (Jacobo Backus) y Faucett (Elmer Faucett).

 

Finalmente, existe una excepción según la norma aplicable a las marcas, que prohíbe el registro de marcas que puedan afectar la identidad o prestigio de personas, ya sea por el uso de su nombre, apellido, hipocorístico o seudónimo, salvo que se cuente con su consentimiento. Por ello, no será posible registrar el nombre de alguna persona famosa para colgarse de su reputación y llegar más fácil a los consumidores, pues esto sería una conducta desleal capaz de confundir a los consumidores.

Asociaciones Público-Privadas, Concesiones y Regulación de Servicios Públicos